De cómo Pisteraks Imartingales fue abducido ( Soneto I)

Publicado: noviembre 20, 2012 en Versos ( por definir, de alguna manera, semejantes desatinos).

Aprovechando que calla la noche,
los entes atraviesan la densa atmósfera
con su gris nave con forma de pera;
me quieren abducir, sin que reproche.

Un gran haz de luz verde me absorbe
y , sigilosamente, me levita
mientras sueño tetas y, eso, me irrita;

¡pues , ahora, no quiero dejar este orbe!

Deformes selenitas, ¡ apartad,
de mí, vuestras membranosas manos
y apresad especímenes no insanos!
¿ o es que os llegó también la austeridad?

Me abren el cráneo y no estoy difunto
no hallan cerebro, sólo cuerdas viejas,
las cortan y, se caen mis orejas
¡A casa, ya está bien el asunto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s